Villa Ángela, Lunes 20 de agosto de 2018
Nuevos milimetrajes de agua en la zona de Villa Ángela, que rondan entre 40 y 50 milímetros, se suman a los aproximadamente 150 caídos en la última quincena de octubre, los que fundamentalmente vienen bien para el agro. Por un lado, para los sembrados de girasol que están en la etapa de floración y necesitan de ésto para que se desarrollen con normalidad; y, por otro, en respuesta a las esperanzas de los productores que este año apostaron a este cultivo cubriendo un área importante en la zona.

Asimismo, también permite contar con la humedad necesaria para la siembra de algodón, ya que era lo que los productores estaban esperando porque muchos cuentan con los trabajos previos en sus campos. Estas lluvias, que se hicieron esperar, trajeron en un principio preocupación, teniendo en cuenta que el periodo aconsejable para la siembra de algodón comenzó a partir del 15 de octubre y, si bien todavía había tiempo, algunos hasta se jugaron echando la semilla por anticipado con la poca humedad que contaban. A la siembra de soja, que también se hace durante el mes de noviembre como fecha adecuada, le viene bien esta lluvia y seguramente creará expectativa entre aquellos productores que, como alternativa, practican la diversificación de cultivos. Beneficio a la ganadería También estas lluvias estaban haciendo falta para el sector ganadero, que venía atravesando una difícil situación, tanto por la falta de agua para el consumo del ganado con vertientes muy bajas, como por la necesidad de la misma para la pastura natural, que no avanzaba en nada. Así que estos registros son beneficiosos para toda la zona rural, donde ahora se respira otro aire y renace la esperanza de que sean tiempos de bonanza para el campo.

Fuente Norte

Dejar un comentario