Villa Ángela, Lunes 20 de agosto de 2018

Se busca alcanzar un vacío sanitario de al menos 90 días hasta la próxima campaña algodonera 2018-2019, dejando al picudo sin refugio y sin alimento.

96022_850_550_center_2ab2fdd47d4fbd4c44345bc25bed045a

En el marco de la lucha contra el picudo, equipos técnicos de la Dirección de Fiscalización y Control Fitosanitario de la Subsecretaría de Agricultura del Ministerio de Producción del Chaco, junto al SENASA, se encuentran recorriendo distintos puntos de la provincia con el objetivo de fiscalizar la correcta destrucción de rastrojos en aquellos campos donde se cosechó algodón, práctica que permitirá una disminución de la población de la principal plaga del textil, ante el próximo inicio de una nueva campaña.

Los operativos, que continúan realizándose, abarcaron hasta el momento a los Departamentos Quitilipi, Comandante Fernández, O’Higgins, San Lorenzo, Independencia, Maipú, General Güemes, Almirante Brown, 12 de Octubre, Fontana, Presidencia de la Plaza, Fray Justo Santa María de Oro y 25 de Mayo, donde se labraron las actas por incumplimiento en aquellos establecimientos donde se había cosechado algodón y no se procedió a la inmediata destrucción de los rastrojos.

Cabe recordar que el pasado 15 de Junio venció la fecha límite para la destrucción de los rastrojos, que fue establecida mediante la Resolución SENASA N° 74/2010 y su modificatoria, la disposición de la Dirección Nacional de Protección Vegetal N° 5/2013. La destrucción de rastrojos es un elemento indispensable en la lucha contra el picudo, porque limita la alimentación y reproducción de la plaga.

En su recorrida, el equipo técnico del Ministerio de Producción y del SENASA se encontró con lotes donde se cosechó algodón y se realizó la correcta destrucción de rastrojos, mientras que también fueron detectados campos donde todavía existe algodón por cosechar y otros donde se realizó este proceso pero aún no fueron eliminados los rastrojos.

En el caso de aquellos lotes donde no se cumplió con esta práctica, los técnicos labrarán un acta donde dejarán constancia de la infracción a las normativas en vigencia.

El objetivo que se persigue es llegar a la mayor cantidad de lotes donde se procedió a la efectiva destrucción de rastrojos en el menor tiempo posible, permitiendo alcanzar un vacío sanitario de al menos 90 días hasta la próxima campaña algodonera 2018-2019, dejando al picudo sin refugio y sin alimento.

Desde el Ministerio de Producción se solicita a todos aquellos productores que todavía no hayan terminado con la cosecha de algodón en sus campos, que realicen la destrucción de rastrojos en forma inmediata a la finalización de estas tareas, a efectos de evitar la aplicación de severas sanciones, tal como lo establecen las normativas  en vigencia.

Dejar un comentario